Distribución espectral del LED UV frente al mercurio 

El Sol es una fuente de todo el espectro de radiación ultravioleta, que se suele subdividir en UV-A, UV-B y UV-C. La longitud de onda típica del espectro de la fuente de luz va desde la luz ultravioleta (UV-C: 200 a 280 nm; UV-B: 280 a 315 nm; UV-A: 315 a 400 nm) hasta la luz visible (400 a 760 nm) y la luz infrarroja (760 a 3000 nm). Las luces LED UV tienen una salida espectral estrecha centrada en una longitud de onda específica, ±10nm. La mayoría de los productos Phoseon utilizan longitudes de onda de 365nm, 385nm, 395nm o 405nm. Esta distribución casi monocromática (véase el gráfico) requiere nuevas fórmulas químicas para garantizar el correcto curado de tintas, revestimientos y adhesivos.

La mayor parte del curado UV estándar se produce en un estrecho rango de emisión, mientras que el resto de la salida espectral genera emisiones UV-C e infrarrojas innecesarias y potencialmente dañinas. Las luces LED UV proporcionan este estrecho rango de emisión.

Fuentes de luz de curado LED UV convierten eficientemente 20-40% de la energía eléctrica de entrada en luz UV utilizable sin exposición dañina a los rayos UV-C o infrarrojos. Esta eficiencia se traduce en un ahorro de energía y calor de aproximadamente 80% con respecto a las lámparas de mercurio.

Pico de irradiación y densidad de energía

Potencia-vs-irradiancia

Hay dos parámetros clave de una lámpara LED que deben entenderse para optimizar el curado y establecer una ventana de proceso. La identificación de esta ventana de proceso dará como resultado el acabado más duradero y deseable, así como una adhesión y un curado superficial aceptables: la irradiación máxima y la densidad de energía.

La irradiación máxima, también llamada intensidad, es la potencia radiante que llega a una superficie por unidad de superficie. Con el curado UV, la superficie es la superficie de curado del sustrato o de la pieza, y un centímetro cuadrado es la unidad de área. La irradiancia se expresa en unidades de vatios o milivatios por centímetro cuadrado (W/cm² o mW/cm²). La irradiancia máxima es fundamental para la penetración y la ayuda al curado de la superficie. La irradiancia máxima se ve afectada por la salida de la fuente de luz diseñada, el uso de reflectores u ópticas para concentrar o contener los rayos en un área de impacto superficial más estrecha, y la distancia de la fuente a la superficie de curado. La irradiancia de los LEDs UV en la superficie de curado disminuye rápidamente a medida que aumenta la distancia entre la fuente y la superficie de curado.

La densidad de energía, también llamada dosis o densidad de energía radiante, es la energía que llega a una superficie por unidad de superficie durante un periodo de tiempo definido (permanencia o exposición). Un centímetro cuadrado es también la unidad de superficie y la densidad de energía radiante se expresa en unidades de julios o milijulios por centímetro cuadrado (J/cm² o mJ/cm² ). La densidad de energía es la integral de la irradiación en el tiempo. Se necesita una cantidad suficiente de densidad de energía para el curado completo.